Noche con jazmines ocultos en las sombras

por manueldemagina

Qué contentos están de que tengas que ir de tu casa al aparcamiento y del aparcamiento a tu casa. Villanos embozados bajo un sombrero de ala ancha y una capa negra, te esperan cada noche cuando, en lo más hondo de la madrugada, regresas de tus fiestas. Bajo los faroles mortecinos de las calles, oscilante de alcohol sobre tus tacones rendidos, te acercan su boca fragante, a ver si consiguen que les dejes un beso que te haya sobrado. ¡Ignorantes! Piden demasiado. Tus besos son caros, tienes infinitos pero no te sobra ninguno, haces bien en seleccionar los destinatarios. Harían mejor si se dieran por satisfechos con que les pasaras la mano o les arrancaras una flor -¡truhanes, cómo se pondrían!-; o, simplemente, con que te llegue a la nariz el piropo azucarado de su olor.

Anuncios